Opinión

El justo de Orozco

26 febrero, 2013

“La psique humana está afectada por dos grandes enfermedades: el impulso de ejecutar venganzas a través de las generaciones y la tendencia a adosar etiquetas grupales a las personas, en lugar de verlas como individuos. La religión de Abraham constituye una explosiva mezcla de ambas (y a ambas legitima decididamente). Únicamente aquellos que no  ven porque no quieren ver pueden seguir sin relacionar la fuerza divisoria de la religión con la mayoría, si no todas, las enemistades violentas del mundo actual. Aquellos de nosotros que por años hemos ocultado cortésmente nuestro desprecio por la peligrosa alucinación colectiva que es la religión, necesitamos ponernos de pie y hablar. Las cosas son diferentes después del 11 de septiembre. “Todo ha cambiado, ha cambiado completamente””.

Dawkins, Richard. El capellán del diablo: reflexiones sobre la esperanza, la mentira, la ciencia y el amor. 1. ed. Barcelona: Editorial Gedisa, 2005.

 ¿Será justo, Orozco?

En días pasados, el último arranque de folclor lingüístico del diputado Justo Orozco ha desencadenado una avalancha de vitriolo que ha inundado, blogs y redes sociales hasta la saciedad. Concedido, el señor diputado es el epítome de la más triunfante ignorancia, intolerancia, y homofobia.

Aun así, tratar a este señor como una anomalía del sistema nos ciega a un trasfondo vastamente más preocupante. El hecho es que el diputado Orozco no llegó a la Asamblea Legislativa por voluntad divina sino porque una porción considerable del electorado se ha suscrito a la postura del Partido Renovación Costarricense.  Cuya ideología (copiada de su página web) cita:

“A la luz de las Sagradas Escrituras tenemos claro que una casa dividida no puede prevalecer; esto es precisamente lo que los liberales, conservadores y reformistas han hecho a nuestro pueblo durante décadas. Mantenernos divididos bajo el cuento  de una democracia relativa, no popular. Misma que se plasma tan sólo en el sufragio.”

 Fuente: http://www.partidorenovacioncostarricense.com/Congreso%20Ideologico.pdf

La mesura del tico

No es raro que a los ticos nos cataloguen como exageradamente diplomáticos, pero si queremos afectar un cambio en el panorama político nacional, va a ser necesario que hablemos directamente: Justo Orozco está actuando coherentemente de acuerdo a las disposiciones de su partido.

Don Justo Orozco no es más que el reflejo de una fracción del electorado que, por sus creencias, ha sido perfectamente inmunizada contra el diálogo, la razón, y la tolerancia.

¿En qué creen los que creen?

Muchas de las opiniones en la web recitan opiniones de tipo: “Soy cristiano pero jamás podría ser homofóbico”, o “me criaron como cristiano pero veo a todo el planeta como hermanos”. Las personas que opinan de esa manera pertenecen a una particular denominación que algunos han llamado Cristianismo Moderado.

Tengo entendido (por favor corríjanme si estoy equivocado) que Cristianos y Católicos ven a la Biblia y Nuevo Testamento como la inequívoca y canónica palabra de Dios. Por lo menos, así se lo entendí al Pastor Evangélico (y asesor del expresidente George W. Bush) Ted Haggard:

 

 

“Hemos decidido que la Biblia es la palabra de Dios. No tenemos que tener una Asamblea General acerca de lo que creemos. Está escrito en la Biblia. Muy bien, así que no tenemos que debatir sobre lo que pensamos acerca de la actividad homosexual. Está escrito en la Biblia.”

-Ted Haggard

Por otro lado, estoy claro en que no todos los creyentes tienen una postura tan radical. Ha sido mi experiencia que la mayoría gozan de una memoria selectiva que les permite recordar a la perfección el Sermón del Monte y olvidar otros pasajes, digamos… un poco menos dulces.

Sin embargo esta no es la realidad de los miembros del Partido Renovación Costarricense, para ellos si está escrito, y/o si lo dice el pastor así se hace (buena definición de autoritarismo, ¿no?). Y, para ser sinceros, tanto la Biblia como el Nuevo Testamento no escasean en pasajes que justifican la postura de Don Justo Orozco, tanto en su carácter homofóbico como en su intolerancia generalizada.

Aquí algunos ejemplos para refrescar la memoria:

 Visión sobre la orientación sexual:

“Si alguno se acuesta con varón como los que se acuestan con mujer, los dos han cometido abominación; ciertamente han de morir. Su culpa de sangre sea sobre ellos.”

Levítico 20:13  – La Biblia de las Américas (© 1997 Lockman)

 

Visión sobre aquellos que piensan distinto:

“Si alguno no permanece en mí, es echado fuera como un sarmiento y se seca; y los recogen, los echan al fuego y se queman.”

Juan 15:6-7 (La Biblia de las Américas)

 

Visión sobre otras religiones:

41 Vosotros hacéis las obras de vuestro padre. Ellos le dijeron: Nosotros no nacimos de fornicación; tenemos un Padre, es decir, Dios.
42 Jesús les dijo [a los Judíos]: Si Dios fuera vuestro Padre, me amaríais, porque yo salí de Dios y vine de El , pues no he venido por mi propia iniciativa, sino que El me envió.
43 ¿Por qué no entendéis lo que digo? Porque no podéis oír mi palabra.
44 Sois de vuestro padre el diablo y queréis hacer los deseos de vuestro padre. El fue un homicida desde el principio, y no se ha mantenido en la verdad porque no hay verdad en él. Cuando habla mentira, habla de su propia naturaleza, porque es mentiroso y el padre de la mentira.
45 Pero porque yo digo la verdad, no me creéis.

Juan 8:41-45 (La Biblia de las Américas)

 

Crímenes sin víctima: cuando la irracionalidad entra en la política

Un cristiano moderado tiene que trabajar arduamente y hacer dificultosas acrobacias semánticas y lingüísticas  para tratar de convencernos de que las citas anteriores son inocentes alegorías y metáforas. Los seguidores del Partido Renovación Costarricense, por otro lado, no se dan a tan espinosa tarea. Ellas y ellos has sido inoculados contra cualquier duda, y los pasajes anteriores son vistos como mandatos literales de Dios.

 

¡Que cada quien crea lo que quiere!

Pero… ¿será cierto? El problema radica cuando el absurdo tan completo se filtra al dominio de la política y los efectos son sufridos por todos los ciudadanos por igual. El problema, señores y señoras, es cuando el concepto del “pecado” entra en la legislación.

“Para cualquiera que tenga ojos para ver, no puede haber ninguna duda de que la fe religiosa sigue siendo una fuente perpetua de conflictos humanos. La religión convence a hombres y mujeres, por lo demás inteligentes, a no pensar, o pensar mal, sobre cuestiones de importancia para la civilización. “

Harris, Sam. The end of faith: religion, terror, and the future of reason. New York: W.W. Norton & Co., 2004.

Mirar a un futuro infernal

Pero ¿hasta dónde puede llegar esta irracionalidad? ¿Qué pasaría si la fe de algunos cuantos empieza a dictar el rumbo de un país? ¿Qué pasaría si la línea divisoria entre política y religión se borra? En un mundo tan perverso y bizarro no sería raro ver a ingenieros y  arquitectos estrellarse en aviones contra edificios por sus creencia, o ver niños en la iglesia bendiciendo a políticos… ¿Qué clase de disparate sería aquél? Ningún otro que el mundo en el que vivimos:

 

¿Qué hacer?

El diálogo fundamentado y racional es lo que nos distingue entre todas las especies del planeta. Sin embargo, colectivamente hemos hecho un acuerdo tácito de que la religión y las creencias están por fuera del alcance de cualquier tipo de cuestionamiento.

Los ticos padecemos, como lo he dicho, de una diplomacia excesiva que acentúa dicho acuerdo social. Si queremos mantener los debates escatológicos fuera de la Asamblea Legislativa es nuestro deber ético empezar a hablar de creencias de manera racional, honesta, y abierta. Las acciones de Don Justo Orozco son el ejemplo perfecto de por qué “que cada quién crea lo que quiere” no es pragmáticamente cierto.

Muchos ciudadanos se han visto afectados por las creencias irracionales e intolerantes de otros electores. Ya es hora de que ese tipo de reencarnación del pensamiento medieval pase a la historia. Es hora de impulsar el ejercicio del pensamiento crítico por encima de la dejadez intelectual. La verdad es que si no lo hacemos… ¡que Dios se apiade de nuestras almas!

 

You Might Also Like

3 Comments

  • Reply Paula Piedra 26 febrero, 2013 at 11:32 AM

    muy interesantes todas la citas y la manera de hilarlas, una muy buena sintesis para pensar…gracias!

  • Reply Gustavo Alvarez 26 febrero, 2013 at 3:38 PM

    Excelente artículo. Gracias!

  • Leave a Reply

    css.php